Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Navidad’

– ¡Déjeme pasar! Le vuelvo a decir que soy el Espíritu de las Navidades Presentes. Por el amor de Dios, ¿pero es que no saben quien soy?

– Sí, un mamarracho vestido con guiraldas, pingajos de muerdago y que huele a anís a un kilómetro. ¡Fuera!

– ¡Esto es un ultraje! ¡Ninguno de mis 2009 hermanos anteriores fue tratado así!

– Mira, chato. No tengo ni idea de qué manicomio os habéis escapado tú y el gordo risón ese del saco y su reno borracho, los tres putos integristas de los camellos de ahí detrás y esa familia palestina de indigentes que dicen pedir asilo político. Te he dicho que mientras yo esté en la puerta de estos grandes almacenes, no pasa ni un solo puto friki de los de tu ralea. ¿Te ha quedado claro? Y ahora: ¡Iros todos a tomar por saco! Que hace un frío que pela para estar aquí tocando los huevos y espantando a los clientes respetables. ¡Ála! Que como saque la porra no respondo de mí…

Read Full Post »

reyes-magosEn una encrucijada del infinito fueron a encontrarse los Tres Reyes Magos de Oriente y los Cuatro Jinetes del Apocalipsis. Cansados de sus respectivas monturas, improvisaron un caravasar uniendo sus tiendas. Al amor del vino de palmera, narraron miserias de eternos caminantes y el hastío de sus destinos. Al cabo, decidieron intercambiar sus rutas y funciones, buscando en la novedad un hálito de ilusión para sus grises inmortalidades.

Aquella epifanía, las tierras en guerra recibieron oro para gastarlo en nuevas y mejores armas, incienso para santificar sus causas y mirra para ungir a sus generales y héroes caídos. Mientras, los niños y niñas del mundo recibieron los dones de la Guerra, la Peste, el Hambre y la Muerte.

Hubo de gustarles la experiencia, ya que desde entonces los Tres Reyes Magos y los Cuatro Jinetes siguen dedicándose con ahínco a sus nuevos oficios.

Read Full Post »

Capricho de Navidad

navidad

– La Navidad apesta -sentenció Rudolf, el reno de nariz de ascua, tras sorber ruidosamente su Starbuck´s coffee sentado en el columpio.
– Te equivocas, viejo amigo – Le advirtió cariñosamente Papa Noel, a la par que le acariciaba el lomo- Es el resentimiento el que habla por ti. Has de abrir tu corazón y dejar que se inunde del espíritu de estas fechas de amor, felicidad, solidaridad…
Mientras hablaba a un columpio vacío, balanceado por el aliento de Diciembre, la enfermera le introdujo la medicación en la boca. Al sentir el sabor a plástico en la lengua, tuvo como certeza que pronto se disolvería en un sueño químico. No se resistió. No tenía sentido. Suspiró y musitó una letanía que le acompañaría al inframundo de lo imposible: “Feliz Navidad a todos…”.

Read Full Post »